VOLVER A LA PÁGINA DE INICIO

VOLVER A LA PÁGINA DE INICIO editorialpirineo.com

miércoles, 21 de febrero de 2018

ARAGÓN: LA CASA REAL DE LOS PIRINEOS DE MARISA AZUARA

Aragón. La Casa Real de los Pirineos constituye una revisión crítica de la historia oficial del Reino y Corona de Aragón desde la llegada de los musulmanes a la península ibérica en el año 711 hasta la subida al trono del rey Alfonso II el Casto en 1164. Analiza en profundidad los orígenes del reino aragonés y el papel que desempeñó la institución aragonesa de la Casa en el proceso. Además, indaga en las genealogías históricas de los reyes de Pamplona y Sobrarbe, en el significado de sus blasones, en las aportaciones de las reinas aragonesas y en la unión con el condado de Barcelona.

"SURGIDAS" NUEVA PARTITURA DE MARIANO FERRÁNDEZ

viernes, 24 de noviembre de 2017

GIGANTES, CABEZUDOS Y MÁRTIRES: LA DIÓCESIS DE BARBASTRO-MONZÓN DE 1850 A 2017



Gigantes, cabezudos y mártires, es un recorrido histórico, serio y documentado, sobre la diócesis de Barbastro-Monzón durante una parte de la época contemporánea, los años 1850 al 2017. Está dividido en cuatro partes y a ella se añade la bibliografía citada, un índice cronológico y un índice de nombres, lugares y algunos temas.

Se trata de un libro imprescindible para comprender la diócesis de Barbastro-Monzón, durante tantos años al borde de la extinción, y que es conocida mundialmente como la capital del martirio en España y la cuna de muchos santos, entre ellos de san Josemaría. En ella han vivido personas excelentes, de gran categoría humana y moral; otras no tan excelentes. Y santos, muchos santos, de los que bastantes de ellos ya han sido reconocidos por la Iglesia Católica.

En estas páginas aparecen sus pueblos y ciudades; sus principales autoridades e instituciones. Los obispos, el clero, los consagrados y los laicos, muchos laicos. Las artes, la cultura, las devociones… teniendo siempre presente –y en el cañamazo- al que da sentido a la diócesis y a nuestras vidas: Jesucristo.


martes, 14 de noviembre de 2017

SUICIDIOS QUE NO FUERON SOLOS. MIGUEL ÁNGEL DE UÑA Y ARANCHA ORTIZ


Es este un período de atención excepcional sobre el suicidio, tanto en lo que se refiere a las cada vez más amplias ciencias de la conducta, como en los medios de comunicación. Congresos, tesis, libros de éxito, prácticamente cada día análisis en la prensa deseosa de enfrentarse al “último tabú”…hacen del suicidio un tema de moda, con aspectos positivos, se incrementan los medios de prevención, con otros negativos, por la morbosidad con la que algunos se aproximan al tema. El narcisismo y el exhibicionismo que propician las redes de comunicación social, la ruptura de cualquier privacidad, hace del suicidio, sobre todo de los intentos de suicidio, un desdichado lugar de curiosidad y de exposición, a veces hasta de ostentación, global.
La tentación, ya aristotélica, de fundir la creatividad con el trastorno emocional, ha provocado igualmente una cascada de estudios, muy parciales en muchos casos, sobre la incidencia del suicidio entre los creadores, realmente muy elevada en los dos últimos siglos, desde que el Romanticismo marcó de nuevo al creador artístico con un inequívoco signo saturniano en la mejor tradición clásica y humanista. Es también, como el del suicidio, un debate sin fin.  
El recorrido biográfico que hacemos de un conjunto de creadores que acabaron su vida “levantando la mano sobre sí mismos” como requiere Amery para hablar del suicidio, tiene la particularidad de colocarlos en un contexto, personal, familiar, social, porque todos ellos “no se fueron solos…”. De facto, porque lo hicieron con su pareja sentimental, porque ocuparon un lugar en una historia familiar o histórico-social, porque se constituyeron en el espejo para otros cercanos o porque fueron el maelstrom que engulló a otros, sacrificados en el altar de su genio. No son historias psicopatológicas al uso, simplemente esperamos que el lector saque conclusiones sobre las condiciones que les llevaron a tomar una decisión que tal vez pudo tener un diferente final, lejos del determinismo de hacer del genio una maldición.